ALGUNAS CONSECUENCIAS DE LA DEPENDENCIA DE LA TEMPERATURA DE SATURACION Y LA PRESION DE SATURACION

Tomado de:

Cengel, Y. & Boles, M. Thermodynamics, An Engineering Approach. 3rd. Edition. McGraw Hill Companies. 1998.


Una sustancia a una presión específica hervirá a la a la temperatura de saturación correspondiente a esa presión. Este fenómeno nos permite controlar la temperatura de ebullición de una sustancia, simplemente controlando la presión, y esto tiene numerosas aplicaciones en la práctica. En la mayoría de los casos, el camino natural para alcanzar el equilibrio de fase es permitiendo que algo del líquido se evapore, lo cual ocurre como un fenómeno no siempre perceptible. Se hacen algunas consideraciones:

Aplicaciones

El enfriamiento al vacío se hace en dos etapas distintas. En la primera etapa, los productos a temperatura ambiente, digamos 25C, se cargan dentro de una cámara especial y la operación de descompresión comienza. La temperatura de la cámara permanece constante hasta que se consigue la presión de saturación, la cual es 3.17 kPa a 25C. En la segunda etapa que sigue, las condiciones de saturación son mantenidas conforme progresivamente se disminuye la presión y con el correspondiente descenso de temperatura hasta llegar a la temperatura deseada, usualmente ligeramente arriba de 0C.

El enfriamiento al vacío es generalmente más caro que el enfriamiento por refrigeración convencional, y su uso tiene aplicaciones limitadas que requieren de enfriamientos mucho más rápidos. Productos con gran área superficial por unidad de masa y una gran tendencia a liberar humedad tal como la lechuga y la espinaca con idóneas para este proceso. Productos con baja superficie en relación a su masa, no son adecuados, especialmente aquellos que tiene relativa cáscara dura como los tomates y el pepino. Algunos productos como los champiñones y arvejas verdes pueden ser enfriados satisfactoriamente por este sistema si se les humedece primero.